La Policía de la Ciudad implantó una consigna en la puerta de la casa de una mujer en el barrio porteño de Liniers para que cumpla con el aislamiento correspondiente a los casos del Coronavirus, luego de regresar de los Estados Unidos, negarse a cumplir con el aislamiento y ser denunciada por su propio padre.

El padre de la implicada, dueño de una carnicería, la denunció luego de que la joven de 25 años se negara a cumplir la cuarentena en su domicilio de la calle Emilio Castro al 5.900. La mujer, lejos de aislarse, se presentó en el local comercial familiar y tuvo contacto con clientes y empleados.

Ante la consulta con el Juzgado Federal Número 8 del Doctor Martínez y ante la Secretaría Número 15 de la Doctora Lara, se notificó la desobediencia de la mujer, y se dispuso el envío de un móvil policial de la Comisaría Vecinal 9 A para que complete los catorce días de aislamiento y el cierre del local, a modo de prevención.

Respecto a la carnicería del padre, la justicia dispuso su cierre y que los empleados permanezcan en cuarentena en sus respectivos domicilios de forma preventiva.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.