Como todos los dias, el hombre llegó en su camiometa, se bajó para abrir el portón pero algo le llamó la atención: su perra estaba visiblemente inquieta, iba y venía hacia la medianera.

Al animal, algo le olía mal, y ese algo era un grupo de delincuentes que saltó de la casa vecina, un lugar abandonado, y se avalanzó ante la víctima. Rápido de reflejos, el dueño de casa pudo escapar corriendo, su perra lo siguió. Mientras los delincuentes aprovecharon y robaron la camioneta y escaparon.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.