Viven de milagro para contarlo. Un hombre y una mujer que caminaba junto a su hija en pleno centro de Lomas de Zamora fueron embestidos por un irresponsable al volante que no los mató porque las víctimas tuvieron un Dios aparte.

Las imagenes son tremendas y fueron captadas por las cámaras de un local de la esquina de Boedo e Irigoyen.

El camión, a toda velocidad, cruzó la bobacalle y atropelló a Natalia y a otro hombre, mientras que Daiana «zafó» por centimetros de ser embestida.

El asesino en potencia siguió su camino y fue detenido varias cuadras más adelante. Despúes de unas horas lo liberaron.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.