Es una imagen cada vez más común. Uno, dos, cinco o más vecinos, todos con un solo fin, golpear hasta más no poder al sospechoso de un delito que ellos mismos acaban de detener.

Esta vez el episodio sucedió en la intersección de las calles Alvear y Rodríguez Peña, Villa Lynch.

Varias personas golpeando a un hombre que, dicen, había robado en la zona.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.