Tras 45 días del hallazgo del cuerpo del joven desaparecido en medio de la cuarentena se conoció el resultado de la autopsia. Se determinó que sufrió una muerte violenta aunque no pudieron definir si fue un accidente, un homicidio o un suicidio. 

En el encuentro, que comenzó a las 9 de la mañana en uno de los edificios que componen el predio de la ex ESMA. Los resultados fueron comunicados por el Juzgado de la causa y según el texto, murió por una asfixia por sumersión, un ahogamiento. “La sumersión (mecanismo asfíctico) es la causa de muerte por obstrucción de la vía aérea por el ingreso de líquidos durante el proceso de respiración bajo el agua, generando el ahogamiento (asfixia mecánica)”, explica el comunicado firmado por la jueza Marrón firmado por casi 20 peritos, entre ellos Virginia Creimer, forense de la querella que actuó en el proceso. Sin embargo, aunque no figura en el documento oficial, Creimer habría firmado en disidencia.

La data de muerte, “es decir el tiempo mínimo transcurrido entre la muerte y el hallazgo, sería no menor a 30 días determinados por tafonomía (acción del ambiente) y entomología (micro fauna asociada a los restos); siendo el tiempo máximo estimado del período transcurrido desde la muerte mayor, pero no pudiendo determinarse científicamente”.

El cuerpo fue encontrado el 15 de agosto. Facundo desapareció el 30 de abril. Sin embargo, el cálculo es estimativo.

El puente en Villarino, a tres kilómetros de donde apareció el cuerpo. (Lihueel Althabe)El puente en Villarino, a tres kilómetros de donde apareció el cuerpo. (Lihueel Althabe)

El análisis, por otra parte, reveló que no hay posibilidades de que el cuerpo haya estado en otro lugar al que fue encontrado “durante el intervalo postmortem”. El documento apunta a dos factores que actuaron sobre el cuerpo: la acción del medio ambiente y la acción de la fauna de la zona, con animales como el zorro pampeano o el zorro gris, que se cree tomó parte de los restos y los esparció, con partes encontradas a más de 70 metros del cuerpo.

No se habla de golpes o la acción de armas de fuego. Sin embargo, hay un pasaje clave en el documento:

“Se trató de una muerte violenta, por no ser natural. El avanzado estado de esqueletización del cadáver limitó las posibilidades de conocer el modo de la muerte, no pudiendo la ciencia forense determinar con rigor científico si se trató de uno u otro modo de muerte violenta: suicida, homicida o accidental”.

De la reunión no participaron ni Cristina Castro, la madre de Facundo, ni sus abogados Leandro Aparicio y Luciano Peretto, ya que aguardaron en la localidad de Pedro Luro que la jueza Marrón les comunique los resultados.

Zapatilla atribuída a Facundo en la zona donde fue encontrado el cuerpo.Zapatilla atribuída a Facundo en la zona donde fue encontrado el cuerpo.

La autopsia se realizó el pasado 25 de agosto y participó un equipo interdisciplinario compuesto por al menos 15 peritos del EAAF y el Cuerpo Médico Forense, entre ellos Luis Fondebrider y Analía González Simonetto del EAAF y Roberto Cohen, una de las máximas autoridades del CMF. Se realizó también un análisis de diatomeas, las microespecies vegetales presente en el cuerpo.

Marrón y Riganti habían viajado el pasado 25 de agosto a la ciudad de Buenos Aires para participar de la autopsia sobre esos restos, en el marco de la cual se confirmó, mediante un estudio de ADN, que pertenecían a Facundo.

Según un comunicado oficial difundido el 2 de este mes por el Juzgado Federal N°1 de Bahía Blanca, “el informe concluyó, con base en los distintos exámenes antropológico, odontológico, radiológico y genético, que todos los restos humanos hallados pertenecen a Facundo Astudillo Castro”. El análisis fue realizado en un laboratorio de genética forense que posee el EAAF en la ciudad de Córdoba.

Facundo de espaldas al ser retenido en Mayor Buratovich.Facundo de espaldas al ser retenido en Mayor Buratovich.

El cuerpo, encontrado tras más de 100 días de desaparición de Facundo luego de semanas de rastrillajes de la Policía Federal, se hallaba en un avanzado estado de descomposición. Sin embargo, muestras de tejido recolectadas permitieron un reconocimiento rápido sin tener que extraer ADN mediante una perforación. Cristina Castro, la madre de Facundo, apuntó fuertemente con sus abogados contra la Policía Bonaerense y la acusó por la muerte de su hijo, luego de que fuera retenido en un control de la zona de Mayor Buratovich por supuestamente violar la cuarentena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.