El hombre aguardaba dentro de su auto, un Peugeot blanco estacionado a metros de la intersección de las calles Roca y Pueyrredón, Ramos Mejía. Dos delincuentes que caminaban por la vereda lo encararon, uno por cada ventanilla.

A punta de pistola intentan amedrentar al conductor para que baje del vehículo, sin embargo, el conductor en un par de maniobras escapa del lugar.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.