En un amplio operativo conjunto entre miembros de la policía Bonaerense y la Policía Federal, detuvieron a los sospechosos de haber asesinado a Diego Di Giacomo, efectivo de la PFA que recibió varios balazos cuando visitaba a su madre en la heladería Bianca de Ramos Mejía el mes pasado.

El procedimiento más importante fue realizado en la calle Casique al 2600 del Bajo Flores.

El crimen, ocurrido cerca de las 21 hs del 15 de octubre, fue perpetrado por al menos 4 delincuentes que llegaron a ese local a robar.

La misma noche del asesinato, efectivos de la policía de la Ciudad encontraron el auto utilizado por los delincuentes en Pompeya, cuando estaba prendiéndose fuego.

Catorce dias después del crimen cayó el primero de los detenidos en el Barrio Illia. El malviviente debía estar preso en su casa, pero la noche del crimen estaba en Ramos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.