El efectivo de la Policía de la ciudad abatió a un delincuente luego de que éste y un cómplice que logró escapar le robaran la moto a un joven en José C. Paz. La Justicia decidió no detener al policía porque consideraron que obró en legítima defensa.

Todo ocurrió en la localidad bonaerense de José C. Paz, cuando un oficial de la Policía de la Ciudad abatió a balazos, en un tiroteo, a uno de los dos motochorros que asaltaron a un joven, para robarle la motocicleta en la que se desplazaba y con la que se había detenido en un semáforo. Mientras tanto, el otro delincuente se dio a la fuga ileso en el rodado de la víctima del atraco.

Los voceros del departamento judicial de San Martín revelaron a cronica.com.ar que el hecho se produjo cuando un muchacho, de 26 años y que manejaba un motovehículo Honda New Titán de 150 cc, detuvo su marcha en la esquina de Rodrigo de Triana y la avenida Presidente Hipólito Yrigoyen (la Ruta Nacional 197), en el citado distrito, en el noroeste del conurbano provincial.

Acá se produjo el violento tiroteo en el que fue abatido un motochorro de 21 años.

Trascendió que, en dichas circunstancias, aparecieron en escena dos sujetos provistos de armas de fuego, quienes se movilizaban en una motocicleta Yamaha de igual cilindrada y carente de patente.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, la situación fue advertida por un oficial primero de esa fuerza de seguridad, quien se enfrentó a disparos con los motochorros y, de esta manera, con una pistola Glock 9 milímetros, consiguió matar a uno de los ladrones, quien cayó al pavimento y luego de haber sido alcanzado por un certero proyectil en el cráneo.

Con rapidez, el cómplice del fallecido abandonó la moto Yamaha y le sustrajo la Honda al muchacho, en la que escapó, escondiéndose en las calles de este vecindario.

Posteriormente el occiso fue identificado como Matías Gustavo Barrios, de 21 años. Servidores públicos de la comisaría 3ª de José C. Paz realizan diferentes procedimientos para averiguar el paradero del marginal prófugo. Funcionarios de la Justicia resolvieron no detener al efectivo policial, tras considerar que actuó en legítima defensa. Hasta el momento, la causa está caratulada «Homicidio y robo calificado».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.