Nueve delincuentes en plano, más los que conducían los dos vehículos con los que llegaron los ladrones. Un verdadero golpe comando a una familia de comerciantes que vive sobre la calle Maza en Moreno.

Llegaron con armas largas, chalecos antibala y hasta un ariete. Iban decididos a cometer «el» robo, o por lo menos eso creían.

Según las víctimas, los malvivientes pedían millones de pesos, «dónde están los millones» era la pregunta.

Esa enorme cifra no existía, o por lo menos no la tenían en ese momento. Tras 10 minutos aproximadamente de amenazas continuas, hasta a tres chiquitas menores de edad, los ladrones escaparon con $50 mil y los telefonos celulares de los presentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.