Los animos crispados en un año marcado por el nerviosismo. Otra vez una discusión de tránsito terminó con trompadas e insultos.

El triste y violento episodio se dio antes de ayer en el barrio de Floresta. Allí un hombre que estaba estacionado culpó a un chofer de la Linea 92 por haber tocado su auto.

La discusión terminó en una trompada del automovilista al conductor del micro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.