El ministerio de Seguridad, a través de la Dirección para la Gestión de la Seguridad Privada a cargo de Marcelo Montero, desactivó una fiesta clandestina en la cual estaba prevista la llegada de unas 1000 personas.

Hubo aprehendidos, se incautaron bebidas alcohólicas, drogas, se secuestraron vehículos, se aplicó el art 205 a los organizadores (por propagar la pandemia) y finalmente se procedió a la clausura del lugar. Cobraban $ 20.000 la mesa de hasta 10 personas.

Montero manifestó: “tomamos conocimiento de la realización del evento y decidimos desactivarlo ni bien comenzaba, ya que podría ser peligrosa la salida en horario nocturno. Se labraron las actas correspondientes, por no contar con las habilitaciones de ReBA y ReCap y con la Delegación de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de Zárate -Campana, se procedió por orden del Juez Federal de Campana Adrián González Charvay, a la aprehensión de 12 jóvenes, por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización; (se secuestraron cogollos y envoltorios de marihuana y cocaína)”.

Participaron del operativo, personal del ReBA (Registro provincial para la comercialización de bebidas alcohólicas), ReCap (Registro Público de Controladores de Admisión y Permanencia), Agencias Privadas, los grupos especiales de la Policía de la provincia de Buenos Aires GPM y GAD, Drogas Ilícitas de Zárate Campana, Prefectura y agentes de la municipalidad de Escobar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.