Ocurrió en Sívori 1600 en una barbería que debió convertirse en kiosco debido a la pandemia. Cuando intentaba cerrar el comercio, intentaron ingresar dos delincuentes al comercio y al resistirse le gatillaron tres veces pero la bala no salió y se salvaron de milagro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.