La desaparición de Brian Ezequiel Galván, de 3 años, es un misterio: fue visto por última vez el domingo por la tarde cuando salió a jugar con un amigo en la localidad tucumana de Banda del Río Salí y desde ese momento no se sabe nada de su paradero. Los investigadores analizaban si el niño pudo haber caído al río que está a metros de su casa o si fue llevado por un tercero.

 

Policías caminan por un sector del barrio La Milagrosa buscando al niño que desapareció el domingo. Foto: La Gaceta

Policías caminan por un sector del barrio La Milagrosa buscando al niño que desapareció el domingo. Foto: La Gaceta

Mientras avanzaban los rastrillajes en las márgenes del río Salí para intentar dar con el pequeño, la Policía detuvo al padre del niño desaparecido, aunque se aclaró que la medida no está relacionada con la desaparición del menor sino con un pedido de captura que tenía por una causa por amenazas.

«Buscamos personas que puedan aportar datos, hasta el momento todo es nulo», enfatizó el jefe de la Unidad Regional Capital, Ricardo Fresneda.

Algunos allegados a la familia dijeron que un grupo de chicos aseguran que lo sacaron del río Salí y le dijeron que no volviera a ingresar, mientras que otros familiares contaron que vieron a un hombre llevarlo en una bicicleta.

El pequeño vive con su abuela en el barrio «La Milagrosa», un humilde vecindario ubicado en Banda del Río Salí de casas precarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.