Ocurrió en el barrio de Ranelagh, más precisamente en calle 303 entre 362 y 363. La víctima y un acompañante caminaban a plena luz hasta que dos delincuentes en moto los abordaron para llevarse sus pertenencias.

 

Lo peor llegó cuando uno de los dos motochorros apuntó en la cabeza a la joven para que le entregara las pertenencias. Primero parecía irse sin el botín aunque luego volvió tras sus pasos y tomó algo, que parecía ser el celular de la víctima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.