Dos laboratorios que se dedicaban a adulterar teléfonos celulares fueron desbaratados en las últimas horas luego de inspecciones que se hicieron a diferentes locales en los barrios de Villa Soldati, Balvanera y Flores, en las que la Policía de la Ciudad detuvo a siete personas por comercializar equipos denunciados como robados.

De los procedimientos formaron parte el Departamento Prevención del Cibercrimen, División Conductas Informáticas de la Policía de la Ciudad y las Brigadas de Prevención de las Comunales 3 y 7, en cooperación con la Agencia Gubernamental de Control (AGC) y bajo la supervisión de la Dirección General de Coordinación Operativa del Ministerio de Justicia y Seguridad.

En Villa Soldati, los efectivos llegaron a tres locales, ubicados en Plumerillo al 3400, avenida Fernández de la Cruz al 3300 y avenida Lafuente al 2900, donde fueron detenidas tres personas (una mujer de 46 años, un ciudadano paraguayo de 38 y un argentino de 34) por adulterar equipos y vender celular denunciados como robados al Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM).

Se secuestraron en los locales unos 241 teléfonos, 348 baterías, 279 módulos, 86 pantallas y 163 carcasas. Además, se hallaron cuatro lupas, dos calentadores de pantalla, cuatro soldadores, cuatro fuentes, dos microscopios y una pistola de calor, en laboratorios donde se manipulaban los teléfonos.

La AGC clausuró los tres comercios por no presentar la documentación que justifique su habilitación.

Los inspectores se dirigieron luego a una galería de Balvanera, en avenida Corrientes al 2300. Allí, en tres locales que estaban abiertos, se corroboró que se incumplía con la ley, ya que la mercadería exhibida no contaba con la correspondiente documentación y estaban en infracción a la Ley de Comunicación y a la Ley de Marcas.

De esta manera, se incautaron 1.582 accesorios de telefonía, 72 pantallas, 338 carcasas, 3 baterías y un celular, todo de procedencia ilícita. Además, quedaron detenidas tres personas, dos argentinos (26 y 46 años) y un boliviano de 53 años, y la AGC clausuró un local.

En tanto en Flores, en la avenida Nazca al 100, se inspeccionó un local dedicado a la venta de accesorios de celulares y a indumentaria. Al requisar los elementos, se comprobó que todos los objetos eran apócrifos, por lo que se procedió a secuestrarlos.

Personal de la AGC clausuró el negocio y los efectivos policiales detuvieron al responsable, hombre peruano de 26 años, además incautar 56 celulares, una máquina de calor para reparar pantallas y 52 pares de zapatillas con las marcas Adidas y All Star falsificadas.

En las inspecciones fue consultado el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Número 5, a cargo de la Dra. Eugenia Capuchetti y ante la Secretaría 9, de la Dra. Julieta Melconián, que avaló lo actuado y dispuso el traslado de los detenidos a la dependencia policial y el secuestro de los elementos ilícitos hallados.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.