Nicolás Emanuel Jaime, que se encontraba prófugo, se entregó anoche y quedó detenido. Damián Di Bello, también de 23 años, permanece internado en terapia intermedia del hospital Eva Perón de Merlo, donde le extrajeron un bala de la columna y su evolución era favorable.

El joven que era buscado como acusado de balear en la nuca a otro cuando llegaba a la casa de una amiga en un aparente ataque por celos ocurrido en la localidad bonaerense de Merlo, se entregó esta noche en una comisaría de la zona y quedó detenido. Nicolás Emanuel Jaime, de 23 años, se encontraba prófugo desde el sábado 17 de abril, cuando atacó a balazos a Damián Di Bello, también de 23 años, quien permanecía internado en la sala de terapia intermedia del hospital Eva Perón de Merlo, donde le extrajeron la bala y su evolución era favorable.

https://www.youtube.com/watch?v=urR32yZAHqs

 

El acusado había sido identificado por la propia víctima, quien de acuerdo a la investigación actuó en «un ataque de celos». El episodio ocurrió el sábado a la noche en la esquina de Ancón y Lacroze, del barrio Martín Fierro de la mencionada localidad del oeste del Gran Buenos Aires. Los efectivos arribaron al lugar tras un llamado al 911 y constataron que Di Bello presentaba una herida de bala con orificio de entrada a la altura de la nuca.El joven, que se encontraba consciente sentado en el interior de un Volkswagen Gol, indicó que se dirigía a la casa de una amiga cuando a tres cuadras antes de llegar a destino fue atacado con disparos por parte del novio de la joven, según informó Télam. «El novio de la chica lo estaba esperando a 300 metros antes de llegar a la casa de ella. Aparentemente lo atacó por celos», dijo una fuente policial.

Por su parte, la víctima fue trasladado de urgencia al Hospital Eva Perón de Merlo donde fue estabilizado y quedó internado. En el lugar del hecho, la Policía Científica halló 11 vainas servidas calibre 9 milímetros, mientras que el auto presentaba un disparo en la luneta trasera, otro en la puerta del conductor y cuatro en el paragolpes trasero.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.