Dos delincuentes fueron detenidos en la localidad de Ramos Mejía acusados de participar de un raid delictivo que incluyó al menos cinco robos en el oeste del conurbano y protagonizar una extensa persecución que culminó cuando se tirotearon con dos policías, uno de los cuales resultó herido con una perdigonada y que le tuvo que pedir ayuda a un motodelivery para esposar a uno de los asaltantes.

Fuentes policiales y judiciales informaron a Télam que todo se dio anoche antes de las 21 cuando se reportó al sistema 911 que en la intersección de las calles Pastor Obligado y Virrey Liniers de Villa Sarmiento, en Morón, se observó un auto Chrysler PT Cruiser de color negro, con varios ocupantes en su interior que se negaron a ser identificados y escaparon, iniciándose así una persecución. Unos 10 patrulleros de comisarías de Morón y La Matanza realizaron un operativo cerrojo para atrapar a los sospechosos que pasaron a toda velocidad por la zona de Haedo y finalizaron a pocos metros de la estación de Ramos Mejía lado norte, en la intersección de las calles Güemes y Alem.

Allí, se bajaron del vehículo y comenzaron la fuga a las corridas y a los tiros contra dos policías de un móvil del Comando de Patrullas de Morón que los venían persiguiendo. En el lugar, hubo un intercambio de disparos en el que resultaron heridos uno de los policías y uno de los dos ladrones que terminaron detenidos, mientras que el resto de la banda escapó en otro auto, un Fiat Punto blanco robado en Villa Sarmiento, partido de Morón, tras uno de los asaltos que venían cometiendo.

Los imputados detenidos fueron identificados por la policía como Jonathan Abel Orquiola (27) y Gonzalo Adrián Comizzo (28), y éste último es quien terminó herido de un impacto de bala en la región lumbar, aunque fue trasladado a un centro de salud y ya estaba en condiciones de ser indagado mañana. El policía herido es un sargento que sufrió el roce en el cuero cabelludo de una perdigonada de un disparo de escopeta y debió ser trasladado al Hospital Posadas en uno de los patrulleros, aunque se encontraba fuera de peligro y fue dado de alta esta madrugada.

En una secuencia grabada en un video de un comercio se puede observar cuando el policía herido que tenía a uno de los delincuentes tirado en el piso, le pide ayuda a un motociclista que realiza delivery de comida rápida y pasaba por el lugar. Este trabajador fue quien se encargó de esposar boca abajo al detenido que resultó herido, mientras el efectivo se recostó contra una persiana de un comercio tomándose la cabeza ante el sangrado de su herida y fue asistido por otro motoquero que se acercó para ayudar.

Una banda buscada

Un vocero judicial reveló a Télam que se trata de una banda «muy peligrosa» del barrio Ejército de los Andes de Ciudadela, más conocido como Fuerte Apache. El auto importado Chrysler en el que se desplazaban tenía pedido de secuestro por haber sido robado el 14 de abril en la zona de Las Cabañas en Parque Leloir, partido de Ituzaingó, donde una banda de cuatro a cinco asaltantes lo sustrajo con armas largas. En el interior del rodado se secuestró una pistola 9 milímetros y un revólver lechucero -ambas armas aptas para el disparo-, un televisor 50 pulgadas, varios celulares y documentación de otras víctimas. Interviene en el hecho la Fiscalía 7 de Morón, a cargo del fiscal Matías Rapazzo, quien se hizo presentes en el lugar disponiendo la aprehensión inmediata de los dos malvivientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.