El tribunal del juicio que se le sigue al abogado penalista Rubén Carrazzone por el femicidio de su esposa, Stella Maris Sequeira, realizará hoy una inspección ocular en la casaquinta donde convivía la pareja en el partido bonaerense de Ezeiza y reconstruirá el último día de la mujer antes de su desaparición en 2016.

La medida fue adoptada por el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 de La Plata durante la última audiencia del debate, y contará con la presencia de los jueces a cargo del juicio, la fiscalía, las partes, el propio acusado y dos testigos clave que ya declararon en el juicio, explicaron las fuentes. La abogada querellante, Raquel Hermida Leyenda, aseguró a Télam que la inspección, ordenada por los jueces Alejandro Esmoris, Nelson Jarazo y Fernando Canero, tendrá el objetivo de “reconstruir el último día de Stella Maris” y comenzará el hoy a las 10 en el domicilio ubicado en Ombú 786, en el Barrio El Trébol, en ese partido del sur del conurbano bonaerense.

Según lo dispuso el tribunal a cargo del debate que comenzó el pasado 31 de marzo, la inspección será filmada por peritos de Gendarmería Nacional (GN). Fuentes judiciales aseguraron que, para la semana que viene, está prevista la realización de un careo entre el acusado y un testigo que dijo durante el debate que Sequeira había sido víctima de un secuestro extorsivo; en tanto que se prevé que los alegatos tengan lugar recién el próximo 8 de diciembre.

Carrazzone, el abogado 'sacapresos' que llega a juicio acusado de matar a  su esposa | Perfil

El juicio comenzó el 31 de marzo de este año y es llevado adelante por la Justicia Federal, ya que inicialmente el caso fue investigado como un presunto secuestro extorsivo, debido a que el abogado denunció que había recibido un llamado para que entregara dinero si quería recuperar a su esposa, lo que finalmente se desestimó.

La víctima, quien convivía desde hacía 13 años con el penalista, desapareció el 29 de diciembre de 2016 de su casa de la localidad de El Ombú, partido de Ezeiza. El abogado denunció el hecho recién el 31 de ese mes y, un día después, aseguró haber recibido un llamado extorsivo en el que le exigieron 80.000 dólares para liberarla.

Sin embargo, la pesquisa determinó que se había tratado de una falsa denuncia, aparentemente tendiente a entorpecer la investigación y ocultar el femicidio. Finalmente, Carrazzone fue imputado por el tribunal por los delitos de «homicidio doblemente calificado por haberse cometido sobre su pareja conviviente y mediando un contexto de violencia de género y de falsa denuncia», en perjuicio de Sequeira, a pesar de que nunca fue hallado el cadáver de la víctima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *