El fiscal que investiga el robo millonario a una sucursal bancaria de la localidad bonaerense de Temperley analizaba hoy las cámaras de seguridad de la zona, para tratar de identificar el auto en el que escapó la banda y así poder dar con ella.

Ricardo Silvestrini, fiscal a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio (UFIJ) 11 Especializada en Entraderas y Escruches del Departamento Judicial Lomas de Zamora, solicitó los registros fílmicos de las cámaras públicas y privadas ubicadas en las inmediaciones de la sucursal Temperley del Banco Galicia y se dedicaba a analizar las imágenes al detalle para avanzar en la pesquisa.

“Estamos trabajando sobre un rodado con el cual se habrían fugado (los delincuentes) luego de abandonar el (Volskwagen) Vento” con el que llegaron al lugar, dijo a Télam una fuente con acceso a la causa.

Voceros judiciales señalaron que cuatro delincuentes ingresaron a la entidad bancaria mientras que un quinto se quedó afuera en el Vento, listo para darse rápidamente a la fuga. Tras de cometer el robo de dinero en la línea de cajas y luego del tesoro, por aproximadamente 4.500.000 pesos, los delincuentes huyeron en el Vento azul, que fue abandonado a las pocas cuadras para luego fugar en otro.

El hecho ocurrió ayer alrededor de las 14.15 en la sucursal del Banco Galicia ubicada en avenida Hipólito Yrigoyen al 10500, en jurisdicción del mencionado distrito de la zona sur del conurbano, el día después de la entrada en vigencia de la normativa que permite la asistencia de cualquier cliente sin la obligación de pedir turno.

Fuentes de la investigación informaron a Télam que el robo fue concretado por al menos cuatro delincuentes armados que se hicieron pasar por clientes, uno de ellos con una mano vendada simulando que la tenía inutilizada. En ese momento, uno de ellos llegó a la línea de cajas, extrajo un arma de fuego corta y redujo al custodio privado que estaba en el banco, mientras que otro se dirigió a la oficina del gerente y los restantes ingresaron al tesoro, que se hallaba abierto.

Según las fuentes, la banda sustrajo al menos 4.500.000 de pesos y escapó. «No hay personas heridas ni lastimadas, fue todo rápido. Justo estaba el tesoro abierto y de ahí se llevaron unos cartuchos con dinero que eran para los cajeros automáticos», precisó un vocero de la pesquisa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *