El adolescente de 17 años que hace una semana golpeó y dejó en gravemente herido a un empleado de un estacionamiento del barrio porteño de Monserrat se presentó ante la Justicia, que ya dispuso la intervención de un fiscal del fuero penal juvenil porteño, mientras que su defensor aseguró hoy que el acusado tuvo una “reacción instintiva”.

Fuentes judiciales informaron a Télam que anoche el imputado se presentó junto a su abogado ante el fiscal Penal, Contravencional y de Faltas 12, Sebastián Fedullo, que llevaba adelante la causa y que, al corroborar que se trataba de un menor de edad, giró el expediente a su colega Mauro Tereszko, de la Fiscalía Penal Juvenil del mismo Ministerio Público Fiscal de la ciudad. El fiscal Tereszko analizaba las actuaciones y esperaba un nuevo parte médico sobre el estado de salud de la víctima, Arturo López (66), para definir la imputación para indagar al acusado, agregaron las fuentes.

En tanto, el abogado José Pereyra, defensor del adolescente, confirmó hoy al canal C5N que anoche se presentó con su cliente ante la fiscalía porteña para «estar a derecho» y explicó que no quedó detenido, sino que el joven «está en su casa, contenido por su familia». «Estamos esperando cómo es la evolución del señor que está lesionado para ver la fiscalía qué temperamento adopta y cuál es la imputación que le notifica a mi cliente”, comentó y agregó: “Esperamos que el señor evolucione favorablemente”.

Al tratar de explicar lo sucedido en el garaje, el abogado indicó que “hubo una discusión que empieza 40 minutos antes” de los videos del momento de la trompada que se difundieron, donde, según dijo, «hubo una discusión entre el menor y el empleado de la playa de estacionamiento». «De acuerdo a lo que va a declarar, hubo algún tipo de agresión de este señor que provocó que este menor se vaya a su casa y llame a su mamá. Por eso va con su hermanita de 13 años y su mamá a reclamarle por el estado del auto», relató Pereyra.

El letrado agregó que López «habría tenido alguna respuesta agresiva con la madre» y que «eso provocó una reacción instintiva» del adolescente, cuando le aplicó la trompada en la cara al playero. «Fue un momentito», justificó el abogado y añadió: «No tuvo la intención de causarle el daño que tiene ahora este señor». El hecho ocurrió el viernes pasado, cerca de las 17, en una playa de estacionamiento ubicada en la calle Moreno al 800, del barrio porteño de Monserrat. Fuentes policiales indicaron que López, empleado del lugar, fue increpado por un adolescente de 17 años que, según testigos, le reclamaba por un rayón que tenía su vehículo.

En las imágenes de la cámara de seguridad que se difundieron se observa cómo el agresor, acompañado por otros dos jóvenes y su madre, golpea a López en el lado izquierdo de la cara, por lo que el hombre cae e impacta fuertemente contra el suelo, quedando inconsciente en el lugar. La víctima fue trasladada rápidamente en una ambulancia del Sistema de Atención de Emergencias Médicas (SAME) hacia la Clínica Iteba, ubicada el barrio porteño de Flores, con un diagnóstico de traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento, con riesgo de vida.

Un médico de guardia dijo en el parte difundido ayer a la prensa que el hombre se encontraba «clínicamente estable» pero con «pronóstico reservado». «El paciente hace un trauma craneoencefálico después del golpe que lo lleva a todo este deterioro neurológico cognitivo por esta lesión”, aseguró el médico e indicó que también «presenta alteraciones neurológicas que son esperables en este tipo de sangrado cerebral».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.