Jonathan Acosta, alías «Jony», y Sergio Ariel Armoa fueron sindicados como los autores del homicidio de Federico Rivero, hecho que ocurrió en 2020 frente a su mujer, a metros de un almacén de la localidad bonaerense de Libertad.

Dos hombres comenzarán a ser juzgados este jueves como acusados del crimen de un colectivero, a quien asaltaron y le dispararon frente a su mujer cuando detuvo su auto a metros de un almacén de la localidad bonaerense de Libertad, partido de Merlo, en junio de 2020, informaron fuentes judiciales. El debate estará a cargo del Tribunal Oral Criminal (TOC) 5 de Morón y en el banquillo de los acusados estarán Jonathan Acosta (27), alías «Jony», y Sergio Ariel Armoa (37).

Ambos afrontan cargos por el homicidio de Federico Rivero (43), un chofer de la empresa La Perlita de Moreno, que al momento del hecho se detuvo a realizar unas compras junto a su esposa antes de regresar a su casa del barrio La Blanquita, de Libertad. Los jueces Marcos Javier Lisa, Julia De La LLana y Gabriel Sotelo serán los responsables de llevar adelante el debate que comenzará este jueves a las 9.30 en la sede judicial situada en Almirante Brown y Colón, de Morón.

Federico Rivero la vctima Foto gentileza de la familia

Federico Rivero, la víctima. Foto: gentileza de la familia.

Según las fuentes, las audiencias ser realizará de manera presencial y durante ellas declararán 29 testigos, entre ellos la viuda del colectivero que presenció el asesinato, además de vecinos, peritos policiales y médicos. La acusación estará a cargo de la fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicios Graciela Biassotii, quien les imputa a los acusados los delitos de «robo agravado por el uso de arma de fuego, portación ilegal de arma de guerra y homicidio criminis causae en concurso real».

Armoa es reincidente, ya que estuvo preso nueve años y medio por el delito de robo con arma de fuego, añadieron los voceros. El abogado que representa a la familia de Rivero, Hugo López Carribero, dijo a Télam: «Ya está todo listo para que la viuda de Rivero, sus hijos y los amigos tenga justicia. Vamos a demostrar que Acosta y Armoa son los responsables del crimen a sangre fría».

«Hay suficientes pruebas en contra de los acusados para que sean condenados a la pena máxima de prisión perpetua y pasen el resto de sus vidas en prisión. No era necesario matar por 500 pesos y dos teléfonos celulares», agregó el letrado.

En tanto, Andrea Caballero, esposa del colectivero asesinado, dijo a esta agencia: «Espero que se haga justicia por mi marido. «Estamos destruidos pero sabemos que los responsables de asesinar a Federico tienen que recibir la pena de prisión perpetua y vamos a hacer todo para que eso pase».

Foto gentileza de la familia

Foto: gentileza de la familia.

El crimen de Rivero ocurrió el 16 de junio del 2020, cerca de las 20, cuando el chofer fue con su mujer a hacer compras a un almacén del barrio.

Según contó la viuda a la policía, ambos se trasladaban en su Renault Sandero azul y se detuvieron en un comercio situado en Sucre, entre Esquiú y Finochietto, del barrio La Blanquita, donde ella bajó a comprar una gaseosa mientras su marido se quedó a bordo del auto en marcha.

En esas circunstancias, Rivero fue abordado por dos asaltantes que quisieron robarle, aunque se resistió e intentó bajar del rodado.

«Ahí siento el tiro y el grito de él», recordó la mujer que estaba a pocos metros y que, al regresar al auto, encontró a su marido caído hacia un costado, con medio cuerpo colgando hacia afuera, ya que los asaltantes intentaron sacarlo para llevarse el rodado.

La mujer alcanzó a sacar la llave del vehículo y forcejeó con uno de los ladrones, quien escapó con su cómplice tras apoderarse de los teléfonos celulares de la pareja, de una riñonera con 500 pesos y documentos que estaban al lado de la palanca de cambios.

Caballero llevó a su esposo herido hasta el hospital Eva Perón, aunque Rivero sufrió tres paros cardíacos cuando era intervenido y murió debido a que el proyectil que lo impactó le ingresó por la axila a la altura del hombro derecho y le afectó los pulmones y el corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.