Cuatro efectivos de la Policía de Chubut fueron apartados preventivamente de sus funciones y son investigados bajo sospechas de haber baleado en la cabeza y dejado gravemente herido a un adolescente de 16 años, que se encuentra internado en grave estado, en el marco de lo que se investiga como un presunto caso de «gatillo fácil», informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de cuatro suboficiales de la seccional séptima de Comodoro Rivadavia, quienes son sometidos a investigación por el ataque sufrido por el adolescente la madrugada del 18 de abril último en el barrio San Martín, ubicado en la zona periférica de la ciudad.

La procuradora fiscal del Ministerio Público Andrea Serer informó hoy a Télam que el hecho ocurrió esa madrugada cuando se recibió un llamado que alertaba sobre la presencia de tres jóvenes que trataban de forzar las puertas de autos estacionados para apoderarse de los objetos que había en su interior.

Por tal motivo, una comisión de cinco suboficiales de la la comisaría séptima se encaminó a la zona, un humilde barrio situado en la ladera de un cerro, donde no hay cámaras de seguridad y cuyas calles son de tierra.

En el primer reporte que los suboficiales realizaron al oficial de servicio de la seccional, asentaron que al llegar a un pasaje llamado Las Rosas de ese barrio encontraron a un joven herido de un balazo en el cráneo.

Por tal motivo, las autoridades policiales de la zona montaron un operativo en el lugar y dispusieron el traslado del herido al Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, adonde llegó en grave estado, con una herida de bala con ingreso en la nunca y salida por una clavícula.

Pero con el correr de las horas, los investigadores advirtieron que la versión del hecho volcada en el acta policial no coincidía con los dichos de testigos y otras evidencias, que apuntan a que los policías que llegaron al lugar fueron quienes efectuaron el disparo que impactó de atrás en la nuca del adolescente entre las 2.50 y las 3.10 de la madrugada del martes pasado.

«De las actuaciones labradas por la policía, del acta de intervención, surge que (los policías) van en persecución de personas, se escucha un disparo y encuentran a una persona herida», contó el fiscal de la causa, Juan Carlos Caperochipi, en una conferencia de prensa realizada ayer.

Y agregó: «Ocurre que luego obtenemos información de que los hechos probablemente habrían ocurrido de manera diferente a la relatada, esta versión nos dice que habría sido personal policial de esa intervención quien hieren a la persona ahora internada».

Tras ello, y por decisión judicial, se dio intervención en la pesquisa al Equipo Técnico Multidisciplinario (ETM) del Ministerio Público Fiscal, cuyos peritos se encargaron de realizar tres inspecciones oculares en la escena del hecho, donde no lograron hallar ninguna vaina servida ni proyectil, explicó Serer a Télam.

La funcionaria judicial agregó que por haber efectivos investigados el jefe de la Unidad Regional de la zona, Cristian Ansaldo, ordenó el pase a disponibilidad preventiva de cuatro policías y el secuestro de sus armas reglamentarias para ser sometidas a peritajes con el fin de establecer si de alguna de ellas partió el disparo que dio en la cabeza de la victima.

Los policías no están aún detenidos, ya que recién podrán ser imputados cuando el fiscal cuente con evidencia para exponer en la audiencia de formalización, en la que eventualmente se realicen las imputaciones y se dicten las prisiones preventivas.

«Se trata de un hecho que es de suma gravedad y por eso se lleva adelante la investigación con el protocolo que corresponde», dijo el fiscal del caso, quien contó que «ya están en marcha las medidas» tendientes a establecer y esclarecer lo sucedido.

Fuentes con acceso a la pesquisa dijeron a Télam que hay testigos que dijeron haber presenciado el momento en el que los policías dispararon y que vieron a tres jóvenes huir en distintas direcciones.

Sobre los dos chicos que se hallaban con el que resultó baleado, los voceros dijeron que no fueron identificados y que eso resultará difícil ya que no hay cámaras en la zona.

«Esperemos que sea el propio joven herido quien cuando se recupere quien pueda aportarnos información sobre lo ocurrido», dijo Serer.

Por el momento, el joven permanece internado en la sala de terapia intensiva del hospital Regional, donde de acuerdo al último parte médico su estado era muy grave.

«Está grave, inestable, con una herida de bala en la nuca, con fractura de peñasco y hemorragia», agregó la funcionaria judicial en base al último parte de salud suministrado ayer.

Los pesquisas ya pudieron tomar contacto con la madre del herido, quien permanece junto a él en el centro asistencial.

Fuente: Telam

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *