La madre del policía bonaerense asesinado en un tiroteo durante un asalto a una carbonera de la ciudad de Zárate, en la que también murió baleado un empleado, pidió hoy que «no quede en vano» el crimen de su hijo y aseguró que era un joven «muy bueno», que «daba la vida por sus compañeros».

«Quiero que me digan en la cara que esto no va a quedar en vano», manifestó llorando la madre del policía bonaerense Osvaldo Osmar Canero (25), quien murió anoche al recibir un balazo durante un enfrentamiento con una banda armada que ingresó a robar a una carbonera.

«Mi hijo daba la vida por sus compañeros, hablaba muy bien de sus compañeros y me decía ‘si alguna vez pasa algo, yo doy todo por ellos'», recordó la mujer con la voz quebrada.

De acuerdo a su madre, Cantero trabajaba desde hacía «tres o cuatro años» en la Policía y «la fuerza era todo para él».

«Yo siempre le decía ¿No hay otra cosa, no podés estudiar otra cosa? y él me decía ‘mamá ¿vos dejarías tu trabajo? bueno, yo tampoco dejaría el mío'», añadió la mujer.

Además, contó en declaraciones al canal TN que le pidió a la fiscal de la causa, Andrea Palacios, que no le mienta con los datos, ya que en un principio le dijeron que habían agarrado a sospechosos, aunque luego le aclararon que no.

«Le dije que por favor hagan hasta lo imposible, que no quede en vano esto porque mi hijo valía mucho, realmente mi hijo era muy bueno», concluyó quebrada por el llanto.

En tanto, Fulvia, madre de Luciano Padrón, el empleado de la carbonera asesinado en el mismo hecho, dijo hoy que confía en que los asesinos van a ser detenidos y reclamó «justicia».

«Queremos justicia, que los busquen. No puede ser eso, matar a un ser humano que trabaja, y a un policía», expresó la mujer al TN.

Fulvia describió a su hijo como «un chico trabajador, que iba a la casa de los amigos, venía acá y volvía al trabajo» en la carbonera, donde vivía desde el lunes hasta el sábado, cuando regresaba a su casa de la localidad bonaerense de Lima.

«Iba contento y me decía ‘esperame el sábado con el mate'», recordó la madre de la víctima.

Sobre el momento en que lo mataron, Fulvia dijo: «Quería luchar con él y no pudo, directamente le dispararon. Si él se hubiera quedado piola, no le hubiera pasado nada. Pero como él se arrebató para defender lo que estaba alrededor, delante de él, forcejeando la puerta».

Fuente: Telam

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *