Los hechos delictivos en Quilmes están a la orden del día. Los vecinos denuncian que son presos de los delincuentes y casi ni pueden salir de sus casa, ni siquiera para hacer las compras de los productos esenciales.

En las últimas horas, se conocieron dos hechos graves que pintan la escena en ese distrito de la zona Sur de la Provincia de Buenos Aires. El primero ocurrió cuando dos mujeres esperaban adentro de un Peugeot 208, en pleno centro de la ciudad. Los delincuentes, al ver la oportunidad de concretar el ilícito, estacionaron adelante de ellas y los bloquearon la salida. Luego, bajaron del vehículo y les rompieron los vidrios para robarles las pertenencias, a punta de pistola.

Pero eso no terminó allí, a las pocas horas, cuatro delincuentes que se movilizaban en moto atacaron a un repartidor de comida en Quilmes Oeste. El hecho tuvo lugar en el cruce de las calles Azcuénaga y Fornabaio. Por allí circulaba un repartidor de Pedidos Ya y cerca de las 21.40 fue interceptado por motochorros que lo amenazaron con un arma de fuego.

Según algunas fuentes, uno de los delincuentes gatilló en la cara de la víctima, aunque el arma no se disparó. «Por suerte no lo lastimaron, pero es preocupante como se vive en Quilmes. Esto no es de ahora, pero pasan los años y nadie hace nada», comentaron los vecinos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.