A plena luz del dia, cerca de las 8:30 de la mañana del miércoles, Eduardo comenzaba su dia laboral como cualquier otro. Pero la «tranquilidad» de repente se vio cortada por un supuesto allanamiento.

Las imágenes son más que elocuentes: dos autos no identificables, varios «policías» y un ataque más de delincuentes en un territorio hostigado por los robos de todo tipo.

Eduardo se defendió como pudo, se trenzó en lucha con los malvivientes y logró ponerlos en fuga. Sólo le quedaron las marcas de los «cañazos» que recibió  la sensación horrible que en Moreno, nadie los cuida.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.