Una mujer de 46 años fue detenida hace instantes por personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) tras estar acusada de matar a su propia hija, una nena de 8 años que padecía epilepsia refractaria con Síndrome de West y un retraso madurativo.

La muerte de la menor se produjo en la madrugada del 3 de octubre y, según la hipótesis fiscal, fue provocada adrede por su mamá, al haberle suministrado en su casa de calle Luzuriaga al 1200 un cóctel con bebidas alcohólicas y drogas como MDMA (éxtasis) y Midazolam (benzodiazepina), según detallaron fuentes oficiales a 0223.

Dos días después, el padre, que no vivía con su hija, radicó una denuncia  para que se investiguen las circunstancias de muerte y a partir de entonces las autoridades judiciales tomaron intervención en el aberrante caso.

Los resultados de la operación de autopsia arrojaron las primeras sospechas para los investigadores: los expertos determinaron que el deceso de la niña fue por una “alteración encefálica a consecuencia de una hemorragia cerebral subaracnoidea producto de una intoxicación aguda”.

La Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N°1 sostiene que la ingesta de diferentes sustancias por parte de la menor no se dio accidentalmente sino que fue parte de un accionar homicida de la madre, por lo que reunió elementos probatorios para pedir su detención, cuya orden fue avalada en las últimas horas por la Justicia de Garantías.

Si bien el trámite de la causa se lleva con fuerte hermetismo, las mismas fuentes confirmaron a este medio que la sospechosa pudo ser localizada exitosamente en el allanamiento que coordinó este miércoles la DDI. Por estas horas, la madre de la niña fallecida permanece alojada en la cárcel de Batán, a la espera de ser indagada el jueves por el fiscal Ramiro Anchou en Tribunales.

Fuente: 0223.com.ar

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *